DECORACIÓN PARA BODAS EN COLORES. PRIMERA PARTE: AZUL

El color como elemento de distinción en una boda es una instancia interesante para tener en cuenta.

El color como elemento de distinción en una boda es una instancia interesante para tener en cuenta. Las bodas en otoño tienen la particularidad de poder utilizar colores de la temporada y que podréis recurrir a los elementos que la misma naturaleza os brinda para esa época. Pero si tu boda será en verano o si quieres darles toques veraniegos a tu decoración puedes pensar en el color azul como predominante.

El azul generalmente se lo asocia con la frescura, la tranquilidad y tal vez por ello se lo asocia con la temporada de verano porque remite al océano, a la paz y tranquilidad que generalmente gozamos cuando estamos en vacaciones. Si vuestra idea es utilizar el azul, debes tener en cuenta que las tonalidades dentro del mismo color son muy compatibles con el blanco y con tonos turquesas.

Los elementos principales son los vidrios, las flores blancas y los satenes en azul-claro. Para los centros de las mesas pueden confeccionarse temas florales hechos con varias capas de flores blancas y azules; una buena posibilidad son las hortensias, abundantes en verano y que tienen unas tonalidades blancas y lilas muy armoniosas.

En este entorno, puedes recurrir al uso de velas pequeñas en color blanco con cintas en azul que se pueden colocar en diferentes lugares del salón o sobre las mesas. No hay que olvidar que, cuando se elige un tema, hay que aplicarlo a toda la boda: el pastel, el ramo de la novia, la flor del novio y la decoración del espacio de la ceremonia.

Como habréis visto, el azul os puede brindar muchísimas combinaciones interesantes, relajantes, seductoras y con vastos recursos que pueden quedar al alcance de tu mano.